Regalos de Navidad

Como recibir regalos aprendiendo a valorar las cosas y sin perder la ilusión navideña.

Te sientes afortunada al saber que tu hijo/a esta Navidad recibirá varios regalos porque abuelas y tíos entre otros, quieren ayudar a Papá Noel y a los Reyes Magos en sus largas listas de regalos. Pero por otro lado y sin querer parecer desagradecida, quieres evitar un empacho de juguetes que al final de las fiestas acaba teniendo repercusiones negativas tanto para el niño como para ti. ¿Qué podemos hacer?

Siempre desde el amor y la alegría aprovecharemos esta oportunidad para educar a los pequeños y también al resto de la familia. Sabemos que lo hacen con cariño y que es un intento de mantener viva la ilusión navideña y la inocencia de los niños pero hacerle muchos muchos regalos no es la mejor vía para conseguirlo. ¿Por qué? Porque se quedan en la cantidad de regalos que abren, porque se vuelven materialistas, porque acaban recibiendo regalos que no piden y a los que no prestarán atención en el futuro, en definitiva no los valoran.

Hay muchas maneras de mantener viva la ilusión navideña que no dependen exclusivamente de los regalos. El denominador común es el tiempo, buscar planes en familia. Por ejemplo: visitar con los primos varios belenes, dar un paseo por el mercado de Navidad con los abuelos, merendar algo rico con los tíos, ir a dar la carta al paje real, donar juntos alimentos o juguetes a alguna organización, ir al circo o a un teatro infantil, cuidar los detalles, dejarnos sorprender por la decoración y vivir con mucha ilusión los momentos juntos incluido el momento de abrir los regalos.

Que la alegría no dependa solo del contenido del paquete sino, de la emoción que le pongamos.

Todo esto lo podemos transmitir a la familia y además dar algunas recomendaciones de qué regalos son los adecuados.

Primeramente, es buena idea hacer la carta juntos, preguntarle sobre sus gustos, que nos expliquen cómo lo van a usar y además podemos seguir la norma de los cuatro obsequios para que reciban:

  1. Algo que les haga falta de verdad
  2. Algo que deseen
  3. Algo para leer
  4. Algo que sirva para llevar encima: ropa

No se trata de negarle al niño lo que desea, se trata de enseñar el valor de las cosas que poseen.

Por otro lado, debemos seguir siempre las recomendaciones de edad. Y para que el regalo además de entretener fomente el desarrollo de nuestro hijo/a, podemos seguir los consejos de expertos para niños entre 0 y 6 años:

  • Equilibrio y reflejos primarios: colchonetas y cojines gigantes.
  • Psicomotricidad fina y creatividad: plastilina y piezas de Lego.
  • Capacidad de solucionar problemas: puzzles y construcciones.
  • Capacidad y coordinación psicomotriz: patines y bici con ruedines.
  • Lenguaje: cuentos y marionetas.
  • Cognición social: disfraces y roles como maletín de médico, etc.

También aconsejan juguetes sencillos frente los juguetes tecnológicos.  Menos tecnología = Más imaginación.

Cuando los niños juegan ponen en marcha su imaginación, pero si aquello que tienen se mueve, hace todo tipo de funciones, de sonidos, etc. no les queda espacio para imaginarlo, ya lo hacen por él. Debe haber margen para que sea él el que maneje la situación, para que imagine que hacen, que le pasa. Que sea versátil y pueda interpretar múltiples roles. Un juguete tecnológico como un perrito con pilas o un bebé que hace de todo, es más llamativo pero se aburrirán antes y no le dedicarán tiempo a largo plazo.

Si finalmente tiene muchos juguetes, tranquila, no has perdido la batalla porque no significa que deba jugar con todos a la vez. Con menos juguetes el niño juega y se mantiene entretenido durante más tiempo y mejora su capacidad de concentración. Puedes sacar solo 2 o 3 juguetes cada vez e ir rotándolos cada cierto tiempo, así tendrá unos guardados y otros disponibles.

Crear una nueva tradición es un bello regalo que perdura en el tiempo. ¡Feliz Navidad!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.